inner_waterfall4

Ocurrió por el año 2001, durante un viaje que realicé en solitario por Europa, luego de aproximadamente 2 meses de viaje por España, Italia, Suiza, Francia, llegué con cierto aire de “aventurero” a la ciudad de Amsterdam y entre el desafío por descubrir la ciudad de las libertades y la curiosa ingenuidad de permitirme experimentar con drogas, fui a parar a un departamento que alquilaba camas a los turistas, como hay miles en esa ciudad. Ya era de noche y quería conocer rápidamente lo que tanto se hablaba en todo el mundo, pero luego de comer fumé marihuana y otra droga como hashish, pero fue algo que fumaron otros lo que me dejó fuera de mí. Preferí no salir solo por el estado en que estaba y me acosté como estaba, el problema fue que siguieron fumando y mi cabeza comenzó a imaginar cosas como que podía estar en manos de una banda de criminales que extirpaban órganos, por lo que empecé a escuchar una voz que me decía que ya era demasiado tarde, que estaba demasiado lejos, que no tenía escapatoria, que ya estaba muerto… sentí el temor mas grande que puede sentir en mi vida y con lo que me quedaba de racionalidad me largué a las calles con mis cosas, intentaron detenerme (no por que me quisieran hacer mal, sino porque me vieron mal) pero no lo lograron.

Así fue como comencé a diambular por la ciudad con intención de volver a mi casa en Argentina… pero estaba en AMSTERDAM!!!!

Fueron 3 días perdido, en los que perdí mis valijas, mi billetera, mi ropa, mi libertad, incluso mi razón… en una palabra estaba muerto, intenté sacarme la vida, pero no lo logré, solo atinaba a rezar el ave maría, y fue eso lo que me salvo yo creo… Estuve preso en un calabozo, sin ropa, en absoluto silencio y en ése estado repitiendo mentalmente el ave maría, sin abrir los ojos es que medité sin saber que lo estaba haciendo, poco a poco eso fue lo que me devolvió a mí mismo, puede llegar a tener la certeza de la existencia de Dios, de su presencia real y concreta, a pesar de sentirlo tan tan lejos, era consolador saber que existía, que finalmente ya no tenía ninguna duda, y por eso pasara lo que pasara, si Dios existía, yo volvería a ser quien era, y así fue. Hoy, mas de 13 años después recuerdo cada paso que dí, cada pensamiento que tuve, los olores, las sensaciones, cada momento de esa experiencia, no lo puedo ni lo quiero borrar, porque fue como VER por primera vez, como Dios siempre estuvo presente en mi vida, cómo no lo escuché, cómo me buscaba y cómo lo dejaba para más tarde… en Fin, fue un sacudón, una cachetada de Dios, que agradezco como el acto de amor mas grande en mi vida. Ya es demasiado lo que escribí, y podría seguir escribiendo mucho mas todavía, pero esta experiencia es la que me cambió la vida, y fue un milagro sólo para mi, gracias al infinito Amor de Dios !!!

Francisco Urdapilleta

One thought on “Experiencia luminosa – Francisco U.

  1. Perdon por contestar hasta esta fecha, un mantra para mi es una palabra que nos ayuda a acercarnos en el silencio a Dios solicitando su ayuda para poder entrar a solo concentrarnos en lo que es necesario como la meditación. Esta palabra es para mi paz.

Leave a Reply

Your email address will not be published.