luz interior

¿Te espantó este título?  Palabras que quedaron tatuadas en mis huesos así como una educación basada en adoctrinación por memorización. A los 8 años era la campeona de los concursos de catecismo y podía repetir como perico las respuestas que memorizaba. Un día gané un concurso pero no me dieron el premio porque no hablé suficientemente fuerte. Protesté y dije que no era un concurso de gritos!  Esta fue mi primera respuesta analítica en este mar de memorizaciones a los 8 años.

Esta frase, “Fuera de la Iglesia no hay salvación” está considerada como un dogma de fe. Siempre me ha parecido una contradicción que se hable de “dogma de fe”. Primero porque la fe es un regalo de Dios y el dogma es una creencia que uno tiene que aceptar si quiere ser parte de un grupo. No concuerda en mi esto de los “dogmas de fe”. Mejor llamarles simplemente “dogmas”.

Estoy apenas despertando a ver aquello que quedó marcado en mi memoria y que me hace sentir presa, con miedo, con culpa, con resentimiento. Busco esa liberación y tomo esta oportunidad de expresarlo aqui entre amigos que queremos crecer a la luz del Evangelio y de la vida de Jesús en nuestro corazón.

¿Qué puedo hacer yo en esta llamada Iglesia en la que nací? Hay alguna alternativa liberadora que pueda desenterrar las fijaciones dogmáticas que causan miedo y rechazo a la misma Iglesia?

El escrito de Father John sobre el hambre espiritual actual es una poderosa realidad que tiene que ser aceptada y abrazada por la Iglesia.

Desafortunadamente no lo es, no ocurre en la mayoría de las parroquias, ni en los mismos laicos que quedan conformes con una religión de reglas morales, de tradición popular, de una religión mágica o castigadora tan bien alimentada por nuestras culturas. Se rechaza con horror los conceptos de “Nueva Era” porque se dice que están centrados en las necesidades de la persona, pero no se dice nada sobre la forma en que fuimos enseñados a orar para pedir por nuestras necesidades, como si Dios no las conociera.  Es totalmente aceptado y fomentado las prácticas mágicas para obtener cosas (novenas, objetos, imágenes, estatuas, relicarios y talismanes) de nuevo, centrando estas prácticas en nuestros deseos y necesidades – el New Age aprobado por la Iglesia.

La dimensión del Silencio existe en algunos tímidos y afortunados grupos donde existe un sacerdote con el carisma del Silencio y la Contemplación. En las Misas, durante y después de la comunión, hay un ruido insoportable.

La Iglesia tomó una forma monárquica que fue copiada de lo que había cuando esta se inició. Ha mantenido ese formato con todas sus estructuras en la que solo hay cupo para algunos – las mujeres no tienen lugar en la monarquía; ellas solo tienen acceso a 6 de los sacramentos.

Ahí vamos, tratando de encontrar alguna grieta, un pasadizo secreto, el eslabón perdido, el camino estrecho, el ojo de la aguja – tratar de entrar a no sé donde – pero no definitivamente a una Iglesia que dice que fuera de ella no hay salvación porque entonces sería poner a Jesús como si fuera propiedad privada. Si Jesús es la salvación del mundo, El no está restringido a un dogma.

Citando una de las respuestas del catecismo que me aprendí:  “Dios está en el Cielo, en la Tierra y en todo lugar”!

El anhelo de Dios está en nuestro corazón – tenemos que reconocerlo a nivel personal primero y luego verlo en el otro y tener el valor de responderle, de abrazarlo así como es. Tal vez entonces la palabra “Iglesia” tome otro significado – algo así como poder tener la capacidad de ver a Dios en el otro.

 

 

Lucía Gayón

 

Referencias:

http://es.wikipedia.org/wiki/Extra_Ecclesiam_nulla_salus

http://es.wikipedia.org/wiki/Adoctrinamiento

Leave a Reply

Your email address will not be published.