meditacion-cristiana-31

Si pensamos en cómo adaptar la meditación cristiana a nuestra vida, será casi una misión imposible (siempre estamos muy ocupados).  Pero si pensamos en adaptar nuestra vida a la meditación cristiana, se nos abren muchas oportunidades en el día.

Trátalo hoy observando la forma en que ocupas tu tiempo.  Antes de iniciar una actividad, reflexiona qué tan importante es – si ese tiempo lo cambias por meditar, qué pasaría?  Te vas a sorprender y vas a poder descubrir que es posible hacer las dos cosas.  Sucede que cuando le damos prioridad a la meditación, el tiempo se acomoda  – dejamos de perderlo en cosas que no son importantes.

Haz el experimento hoy y toma la oportunidad de meditar cada vez que  puedas.  Se te abrirán espacios de 10-15 minutos – medita; se te abrirán espacios de 30 minutos – medita; se te abrirá un espacio de 3 minutos – medita.  Está atento para ver todos los momentos que se te abrirán en tu día y medita.  Trátalo solamente hoy.

Si gustas compartir esos momentos, ven a la Capilla Virtual en todos las oportunidades que se te vayan presentando – así sea de periodos cortos o largos. Lo haremos quienes quieran, estaremos ahí para compartir la Gracia que Dios nos da al presentarnos los momentos.  

Jesús dijo: “Pon tu mente en el reino de los cielos y todo lo demás te llegará por añadidura”.

 

Lucía Gayón

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.