El fascinante hilo dorado que nos une

El tema de esta semana es “Ser la persona que se nos llama a ser” que fue enviado el jueves pasado. Un par de días después, en el aniversario del fallecimiento de Father John, en la homilía de Father Paul, él habla que Father John ha respondido a ser la persona que se nos llama a ser.

No sabía que iba a ver un hilo entre estos dos eventos y creo que vamos viendo el fascinante hilo de las cosas en el proceso de ser la persona que se nos llama a ser.

Ese despertar a la Presencia Divina nos hace despertar también para ver cómo todo está unido por este fascinante hilo dorado. Los eventos, todos, tienen una relación sagrada – lo que es en el micro-cosmos es en el macro-cosmos. Lo que ocurre en nuestro corazón, se refleja en el exterior – en nuestra forma de elegir y de vivir; en nuestra forma de encontrarnos y de descubrir; en nuestra forma de captar al otro – y al hacerlo, bajo esa mirada, el otro responde de forma similar.

Ser quienes somos llamados a ser es un proceso imperceptible – si lo fuera, nuestro ego engordaría! Por lo que no buscamos resultados, tampoco evaluamos que tanto somos lo que debemos o queremos ser. Simplemente somos y simplemente vamos cambiando la mirada para descubrir que todo, lo interior y lo exterior es la Sinfonía Divina.

Lucía Gayón

¿Te gustaría iniciar el camino de la meditación cristiana? Explora este sitio web y recibe los escritos de Father John Main en tu correo. Pulsa aquí para inscribirte a nuestro servicio de apoyo virtual.

Leave a Reply

Your email address will not be published.