floresbonitas

Honro a Jesús en mi corazón, alabo y bendigo su nombre…desde ahí. Es en mi espíritu el lugar donde arraigo su infinito amor y desde allí fecundo y multiplico, haciendo consiente su presencia, habitando la verdad de su palabra… “Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo”. Celebro a Jesús cada instante, haciéndome pequeña y en esa pequeñez me dejo consolar por ese amor que solo viene de Él y hace buenas todas las cosas. ¿Cómo no honrarlo en su mensaje perfecto, en su perfecto corazón? Todo se renueva cuando estoy atenta a ello.

Patricia Di Marzio

Leave a Reply

Your email address will not be published.