mujeresconflores

Yo creo que la Iglesia institucional puede hundirse como un barco, del mismo modo que se hundieron todas las civilizaciones. Pero la Iglesia es la comunión de todos y todo en el Resucitado, y encontrará entonces la manera, diferente y novedosa, de expresarse en el plano histórico e institucional. Nada ni nadie puede matar al Resucitado, porque, como dice Pablo, “el Cristo resucitado de entre los muertos ya no muere, la muerte no tiene dominio sobre Él”. Que Dios nos ayude a encontrar el camino de ese espacio resurreccional.

Clara

Leave a Reply

Your email address will not be published.