JohnMain

´Si es difícil hacer un claro análisis acerca de la Iglesia actual, podemos quizás proyectar hacia adelante, (de continuar en el presente rumbo) hacia una visión de la Iglesia del mañana. No estaremos sorprendidos de ver una Iglesia con pocos clérigos y ministros, congregaciones disminuyendo y edificios vacíos cumplimentando funciones sociales que, o bien cada vez tienen menor relevancia o bien son indistinguibles de aquellas llevadas a cabo por instituciones seculares. La perspectiva es desalentadora, y para algunos, tan deprimente que abandonan la Iglesia por no querer quedar atados a un barco que se hunde. Y aquellos que se quedan, son a menudo tan atosigados con funciones administrativas que son aún más frenéticamente necesarios para servir a una institución en decadencia.

De esta manera, en una época en la que la conciencia general de toda la sociedad humana ha estado más intensamente sintonizada que nunca con la necesidad básica del poder estabilizante de las realidades espirituales perdurables, la Iglesia, por supuesto no totalmente pero sí en un grado bastante inaceptable, está dada vuelta hacia el lado opuesto – hacia sí misma, su imagen, sus problemas, su personal, su cambio de estructuras.

Es como si una ciudad sin electricidad iluminara sus calles con velas mientras yace sin explotar una gran fuente de energía en medio de ella; la cual podría iluminar no solamente la ciudad sino todo el campo a los alrededores.

La Iglesia siempre ha tratado y aún continúa tratando de encontrar la manera de unificarse con esta fuente de energía.

Está en la naturaleza de la Iglesia hacer esto, atraer toda la vida hacia sí misma, mientras construye el cuerpo de Cristo y se prepara para la plenitud cuando toda la creación será incorporada en la Iglesia porque todo será unido a Cristo.´ (continuará)

Extracto de: Comunidad de Amor, de John Main
Traducción: Noelia Valenzuela y Mary Meyer
Revisión: Marina Müller
Regalo de Enrique

Leave a Reply

Your email address will not be published.