Me dispongo a dedicar media hora a silenciar en mí todo lo que provenga de las prisas, los miedos, los deseos de mantener una imagen … Y permitir que mientras el aire renueva mi cuerpo y mente, mi corazón vaya siendo restaurado por el Amor que me amó y me llamó antes de que yo lo pudiese hacer.

Os invito a ese silencio sanador, a ese gesto humilde y generoso que busca aprender a confiar cada vez más plenamente …
Buen día a todos!!!

Inma Martí en Marruecos

Ven a meditar a nuestra Capilla Virtual en Facebook

Leave a Reply

Your email address will not be published.