Jesús, ser humano de pies a cabeza, reconciliado con su estirpe y la Divinidad, puente vivo siempre abierto y dispuesto para mis pasos, como un abrazo siempre nuevo aguardando a que vuelva la cabeza y regrese al lugar de encuentro, aquel donde soy estirpe suya y reconciliada a mi vez… y saber que una y otra vez podré volver a estrenar puente abrazo y sonrisa. Por eso estoy en este grupo de meditadorxs. Allí nos encontramos todxs.

Christina Moreira

Leave a Reply

Your email address will not be published.