La confianza es un elemento dinámico que ocurre en una relación

La confianza es un elemento dinámico en una relación. A mayor profundidad de conocimiento, mayor confianza. La confianza se mueve en dos direcciones; por lo que no es unilateral o jerárquica. El conocimiento permite crear ese terreno donde se planta la semilla de la confianza y ésta crece y se cultiva.

En la relación Dios-Hombre, Dios toma la iniciativa, Dios nos llama primero, Dios planta la semilla a través de su Gracia y nos enseña a cultivarla. El confía plenamente en nosotros porque nos conoce y nos conoce desde la raíz. Dios se refleja en nuestra alma y nos lleva por el camino del conocimiento para que descubramos primero el reflejo y despúes a Dios en el Amor que Es.

Confiamos en lo que conocemos y a través de nuestros dos periodos diarios de meditación, emprendemos el camino del conocimiento, tanto de nosotros mismos, como de Dios que nos habita y que está en el destello de nuestra mirada; en el tono de nuestra voz y en la energía de Vida que nos hace despertar cada día para ver su presencia en el enigma de nuestros acontecimientos.

Y si damos un paso más adelante, no sólo descubrimos que Él vive en nosotros, sino que también nosotros vivimos en Él – somos también el destello de su mirada – somos en Él como Él es en nosotros.

Descansamos, con confianza, en la certeza de su divinidad.

Lucía Gayón

¿Te gusta el escrito de Lucía? Siembra la semilla de la meditación cristiana compartiéndola entre tus amigos – dale a los iconos de abajo de las redes sociales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.