jarrones

Al re-leer la primera carta de San Pablo a los Tesalonicenses, que es una de las piezas más antiguas de los escritos del Cristianismo, quedé impactado de nuevo por el reto para encontrar expresiones para lo inefable. El gran problema para nosotros, los Cristianos, es que usamos un vocabulario que, al igual que la moneda, puede devaluarse. Nos tropezamos con las frases que salen de nuestra boca – fe, esperanza, caridad – sin verdaderamente comprender el profundo significado que tienen.

El verdadero significado de la fe es vital para así poder comprender lo que es la meditación. Hay una enorme necesidad para nosotros como personas o como Cristianos el de poder desarrollar la dimensión de la fe en nuestras vidas, si verdaderamente queremos ser plenamente humanos, totalmente reales, totalmente arraigados en el regalo de nuestro propio ser. Y, como lo he sugerido antes, el camino de la oración es un camino que nos llega a cada uno de nosotros a profundizar esta dimensión de la fe profundizando nuestra fe en lo que esta es. Considera las palabras de San Pablo a los Tesalonicenses:

´Los recordamos constantemente delante de nuestro Dios y Padre a causa de la obra realizada por su fe, el trabajo motivado por su amor, y la constancia sostenida por su esperanza en nuestro Señor Jesucristo.´ (Tesalonicenses 1:3)

La esperanza Cristiana es la suprema confianza que viene a nosotros cuando comenzamos a vislumbrar la dimensión ilimitada de la gloria de Cristo, su esplendor y su maravilla – las palabras que San Pablo constantemente usa para expresar lo inefable. Como lo he sugerido habitualmente, la fe debe ser una respuesta personal. Cada uno de nosotros debemos aceptar la responsabilidad de construir este camino y es esto justamente lo que es nuestro compromiso diario a la meditación.´ Father John Main

Con estas palabras damos la bienvenida a Lilia Susana – una bienvenida no solo a este grupo, sino a un inicio o re-inicio más fresco a ese camino de fe que se transita diariamente practicando la meditación cristiana.

Muchas gracias por acompañarnos!

Lucía

Leave a Reply

Your email address will not be published.