camino-de-flores-fdr

La Fe no se pierde, solo la escondemos dentro nuestro, la negamos y hasta creemos odiarla. Un amigo en problemas nunca se debe dejar solo, no es necesario que estemos cerca, solo que sienta que estamos.

A veces no podemos decirle nada, solo acompañarlo, porque la fe es como andar en bicicleta, aunque pases mucho tiempo sin practicar nunca se olvida, y en el momento que nos sintamos menos dolidos reaparece.

Si yo perdiera la fe, me gustaría que un amigo me dijeran que sin el sol no hay vida, y sin fe, tampoco.  Creo que me haría pensar.

Susana Branchero

Leave a Reply

Your email address will not be published.