La felicidad no tiene nombre

La felicidad no tiene nombre

Yo experimento la energía divina cuando soy capaz de decir y hacer algo que no podría hacer de otro modo. Me carga de creatividad, fuerza y, la inconfundible alegría sin límites que trae su Presencia. La paz emerge desde dentro, viene la compasión y no puedo olvidar cuantas veces experimenté su sentido del humor, la sonora carcajada que me contagia a veces. Suele ser un diálogo, del que no siempre tomo yo la iniciativa. Entonces, la felicidad no tiene nombre y lo puedo soportar todo.

 

Christina Moreira

 

 

¿Qué piensas tú? Inscríbete para recibir los escritos de Father John y comentarlos como lo hizo Cristina. Por favor dale aqui.