La Fuente de donde emerge...

Para mí la meditación es mi forma de relacionarme con Dios, con esa maravillosa Fuente de donde emerge el llamado que siento a explorar en mi interior para calmar mi sed. Para mí la meditación engloba mi intención porque apunta a mi corazón, pues es lo que me motiva y me da fuerzas para hacer este simple y sencillo acto y esa intención se convierte en oración. Engloba también mi atención que es lo que me ubica en mi presente, que en forma de mantra se convierte en el ancla que me aferra a esa realidad que es el ahora.

Quien recibe el don maravilloso de la Fe, siente la necesidad imperiosa de buscar la Fuente en su interior a través de la oración pero ya no es fácil, ya no es sencillo, pues se convierte en algo arduo y difícil, pues debes sacrificar todos los días, momentos del único tiempo que dispones, el cual es tu presente. Pero si perseveras día tras día, como un sacrificio que ofreces a Dios, con ese mantra que actúa como un cincel que golpea la roca de tu ego, de tu personalidad, en algún momento la romperá y saldrá la luz que emerge de la Fuente que está en tu interior, esa luz iluminará tu camino y tu andar por el camino de la vida se hará mas fácil.

Carlos Enrique Jiménez

Aprende a meditar – dale click a las imágenes que irán apareciendo desde este enlace.