La humildad es dejar que Dios tome posesión de mi vida, de toda mi persona, que El me lleve a donde El quiera y que yo me deje conducir por El. Dejar que me ame y seguir amándole. Confiar y que su voluntad se cumpla en mí.

Ana María Lizarrondo

¿Te gustaría iniciar el camino de la meditación cristiana? Explora este sitio web y recibe gratis los escritos de Father John Main en tu correo. Pulsa aquí 

Leave a Reply

Your email address will not be published.