liriosacuaticos

La luz para mí es un norte, un ámbito donde reside la auténtica esencia de todo lo Creado y la conexión con su Creador. Es un punto de convergencia, un camino en el que confluyen, en unión mística, la persona de Dios con todos y cada uno de los seres humanos. Y en el centro de ella está Jesús, puente o punto de vinculación entre ambos. Cada uno de nosotros, en nuestra vida terrenal, vamos en búsqueda de la luz, acercándonos de a poco, a pesar de las dificultades y con la ayuda constante de Jesús. Es nuestra responsabilidad dar todos los pasos necesarios para estar cada vez más cerca de la iluminación y no caer en las tinieblas.

¿Cómo lograrlo? Pronunciar mentalmente el nombre de Jesús, como recomendaba y hacía El Peregrino Ruso. Es el gran descubrimiento que he hecho después de leer la obra y practicar sus enseñanzas a través de la meditación.

Alicia Gundín

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.