La luz brilla en mi y en todos, como imagen y semejanza de Dios que somos. Así nos creó Él y así somos. Cuando dejo que la luz presente en mi se expanda, entonces abarca todo, iluminando mis oscuridades. No tengo que hacer nada para dejarme iluminar, solo permitirlo. A veces eso me asusta porque temo ver las cosas que no me gustan de mi. Pero ver en mi lo que hay, y que quede iluminado con Su luz, me permite descubrirlo, aceptarlo, asumirlo y soltarlo.

En Él todo lo podemos, y sin Él, no podemos nada. La luz que somos brilla y se expande. Dejémosla ser. El camino de la meditación va descorriendo el velo que la oculta, y que nos impide ser felices y estar en paz, poniendo oscuridad donde no hay, puras ilusiones y sufrimiento innecesario. Luz, Verdad, Amor, Camino, Vida plena, en Él.

Blanca Valloni

¿Te gustaría iniciar el camino de la meditación cristiana? Explora este sitio web y recibe los escritos de Father John Main en tu correo. Pulsa aquí para inscribirte a nuestro servicio de apoyo virtual.