Para mi la Meditación Cristiana...

Para mí la meditación cristiana, como la enseña el P. John Main, es un recurso eficaz para alcanzar el propio y auténtico conocimiento de sí mismo; en otras palabras, alcanzar el propio ser, que es el mismo Amor. Sin embargo, a pesar de tan alto objetivo, cuya excelencia debiera ser un incentivo inexcusable, la meditación es un muy difícil ejercicio. Difícil, como es -para nosotros, hombres y mujeres del S XXI- alcanzar la total simplicidad, el abandono total de nuestro ego. Pero seguiré en ese empeño.

Un abrazo grande.

Juana del Valle

¿Te gusta el escrito de Juana? Siembra la semilla de la meditación cristiana compartiéndola entre tus amigos – dale a los iconos de abajo.