La meditación es para todos

Yo le diría que la meditación es para todos y que es un regalo que cada quien decide tomarlo o dejarlo. La meditación no es algo fácil ya que todos estamos demasiado preocupados por las cosas terrenales olvidando que lo único realmente importante para todos es el final de la vida para comenzar a vivir en la presencia de Dios.

Para iniciar con la meditación debe ser paulatino. Abandonándonos a nosotros mismos en silencio total para entrar en esa paz interna que nos lleve a él, que nos hace sensibles, positivos, humildes estar en Gracia.

Yo le diría que se diera la oportunidad de intentar recibir ese regalo maravilloso para permanecer en el amor de Dios.

Lucero Andrade Ostendi
Ixtapa, México

¿Te gustaría iniciar el camino de la meditación cristiana? Explora este sitio web y recibe gratis los escritos de Father John Main en tu correo. Pulsa aquí