La totalidad a la que pertenecemos

Como guardiana de la capilla, invito a todos a meditar en el momento en que puedan. Conducidos al “lugar” y al momento sin tiempo en el que podemos descansar en nuestra esencia, en comunión amorosa con todo, nos devuelve a la Unidad original, nos restituye la verdadera Paz, el Amor incondicional, la totalidad a la que pertenecemos, y de la que nunca nos fuimos, sino que solemos olvidarlo al dispersarnos. Meditemos entonces. No nos privemos de Ser con Dios y con todo!

Blanca Valloni desde Buenos Aires, Argentina

¿Te gusta el escrito de Blanca? Siembra la semilla de la meditación cristiana compartiéndola entre tus amigos – dale a los iconos de abajo de las redes sociales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.