ojos

A través del amor infinito de Jesús, el amor de Dios se encarna en la vida de los hombres. Entender eso, es una experiencia de fe, solo desde allí se puede transitar la vida espiritual. Somos templo vivo de amor sagrado, mi vida así se ilumina cada día, más allá de cada circunstancia terrena, sé que hay un refugio, en ese lugar de mi cuerpo que no es tangible…en mi cuerpo espiritual, que necesita alimentarse como mi cuerpo físico, como mi cuerpo emocional y lo hago por medio de la Palabra, la Eucaristía, el encuentro con los demás en un abrazo fraterno. Cada momento de meditación es hacer más fértil esa parte de mí más profunda, más sincera, más despojada de todo….y recibirlo a Él, enteramente entregado y glorioso.

Patricia Di Marzio

One thought on “La vida de Dios se ha derramado en nuestros corazones – Patricia

  1. La meditación para mi es el encuentro con la misericordia de Dios a través del amor de su Hijo que murió para salvarnos y resurgió para redimirnos, implica en toda mi vida, es el contrapunto de mis días, la realidad en el tiempo.
    Experimento en la meditación la mirada amorosa de Dios que me hace sentir el Reino dentro de mi, su presencia de Padre, su compassión en el Hijo y su inspiración en el Espírito Santo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.