fatherjohnmain

´La esperanza Cristiana es la suprema confianza que viene a nosotros cuando comenzamos a vislumbrar la dimensión ilimitada de la gloria de Cristo, su esplendor y su maravilla – las palabras que San Pablo constantemente usa para expresar lo inefable. Como lo he sugerido habitualmente, la fe debe ser una respuesta personal. Cada uno de nosotros debemos aceptar la responsabilidad de construir este camino y es esto justamente lo que es nuestro compromiso diario a la meditación.

Entonces, ocurre lo mismo con la esperanza que es esa confianza suprema que viene como resultado de nuestra propia convicción de que toda la bondad y todo el amor, se encuentra en nuestro corazón. Pasa seguido que nos desanimamos. Muchas veces pensamos que no valemos, pero en la experiencia de la oración no debemos vernos a nosotros mismos así. No debemos pensar que no somos valiosos, pero lo que debemos saber, y saberlo con profunda claridad, es que la vida de Dios se ha derramado a nuestros corazones. Piensa por un momento, qué buena influencia para el bien podríamos ser, como este pequeño grupo de meditación semanal y como parte de la Iglesia en su totalidad, si cada uno de nosotros pudiéramos percatarnos de nuestra propia bondad y que pudiéramos también percatarnos de lo que Jesús logró para cada uno de nosotros personalmente. Esta es la tarea de la meditación y esta es la tarea especial de la Cuaresma´. Father John Main

Leave a Reply

Your email address will not be published.