Las dificultades para meditar

Amigo ciertamente tenemos dificultades, a veces estamos cansados, otras veces no nos da ganas, a veces estamos con muchas cosas, a veces encontramos mucho ruido alrededor… encontramos muchos a veces. No es fácil superar estos a veces, pero la manera en que encuentro para lograrlo es dejarme arrastrar por el llamado, abandonarme a ser impulsado por el silencio y la quietud divinos. No poner barreras sino simplemente dejarme guiar por el fuego del amor y la transcendencia.

Es tan simple, que lo único que tienes que hacer es sentarte y regalarte 30 minutos, para ser vos mismo en el Señor. Por eso medito ahora.

Ricardo Centurión

¿Te gusta el escrito de Ricardo? Compártelo con tus amigos e invítalos a iniciar el camino de la meditación cristiana – dale click a los iconos de abajo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.