meditacion_cristiana-22

Al orar nuestra atención está centrada en Dios. Pueden venirnos pensamientos o sentimientos relacionados con la misma oración, con nuestras dificultades, negligencias, bloqueos… en torno a ella… reconoceremos ese sentimiento sobre todo si nos hace padecer; y una vez reconocido volveremos a centrar nuestra atención en Dios.

Tomar la cruz es estar dispuestos a padecer lo que la vida nos impone como dificultad, dolor, reto… unidos a Jesús. Solamente es redimido lo que se padece con amor.

Es un camino, un itinerario en el que lo único importante es aprender a fijar los ojos en Jesús.

Inma Marti

Leave a Reply

Your email address will not be published.