Llegar a SER con Dios

Pareciera que hay más vida, o que se vuelve más interesante, en el hecho de que pasen cosas. Lo mismo en la meditación. Solemos tener expectativas también al meditar, y queremos que pasen algunas cosas que nosotros pensamos que serán buenas. Como nada de eso podemos controlar, entonces puede resultar algo sin interés, y tendremos la tentación de abandonar el camino.

Pero ahí está justamente la riqueza de meditar. Llegar a SER con Dios en nuestro centro no pasa por nuestros sentidos exteriores, ni por emociones o pensamientos sino por el silencio y la quietud en la que simplemente estamos, sin esperar nada. Nada sucede porque nada tiene que suceder. La Paz se asienta en esta nada, si nos quedamos ahí.

Nos hacemos conscientes de la totalidad de la que nunca salimos, y ahí no interesa si no pasa nada de acuerdo a nuestros criterios, porque el que pasa es Dios, con Su Amor incondicional!

Blanca Valloni

¿Te gusta el escrito de Blanca? Compártelo entre tus amigos – dale a los iconos de abajo de las redes sociales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.