fuego2

´La gente pregunta con frecuencia “¿En qué consiste la experiencia de la oración? ¿Qué significa verdaderamente?” “¿Qué pasa?” “¿De qué se trata?” Es como el silencio. “¿Y qué pasa?” En el silencio – la paz. En el silencio – la presencia. Y en el silencio, silencio más profundo. El camino a ese silencio requiere de una gran paciencia, de gran fidelidad y requiere en nuestra tradición que aprendamos a decir el mantra. Como lo dijo John Cassian, el mantra contiene todo lo que la mente humana puede expresar y todo lo que el corazón humano puede sentir. La pequeña palabra nos lleva al silencio, que es el silencio de la energía creativa. El tiempo que nos tome no es importante. “Para el Señor mil años es como un día” Lo único que cuenta es que vamos en el camino y eso significa la sencillez de nuestra meditación diaria, cada mañana y cada noche.

La maravilla de este camino lo encontramos descrito en las palabras de San Pablo a los Romanos:

“Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta a misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:1-2)´

Father John Main

Con esta maravillosa sinópsis de lo que es la meditación, el silencio, el mantra, damos hoy la bienvenida a Diana. Estamos aqui para acompañarnos en este camino donde, por la experiencia de la presencia de Dios en nuestro corazón, aprendemos también a verlo en los demás. Muchas gracias por llegar!

Lucía

Leave a Reply

Your email address will not be published.