Es largo de contar pero resumiré. Desde joven fui llamada por el Señor. Cuando tenía 25 años y tres hijos participaba de los primeros Cursillos de Cristiandad. Me tocó dar la charla, en un retiro, de la mujer casada, debía hablar como 20 minutos. Solo recuerdo haber saludado a las 200 mujeres presentes y haber dado las gracias al final. Tomé conciencia que estaba terminando. Hablé 40 minutos, amplíe el tema. Mi Señor Jesus hablo usando mi lengua y mi vos, no fui yo.. He recibido constantes milagros de El. Ejemplo una Neuropatia de la motricidad fina, enfermedad que no se cura. Me sanó en un día. Siempre me he preguntado Qué quiere de mí? Siempre le digo: Amado Jesus que se haga tu Divina Voluntad.

Ivonne Grimal

Leave a Reply

Your email address will not be published.