Diría que Jesús ha sido siempre mi maestro y mi acompañante a lo largo de mi vida. De niña y jovencita no era consciente de ello, pero con la edad y reflexionando sobre mi vida pasada me doy cuenta de que ha estado siempre y es gracias a él que he ido y voy avanzando conociéndome más y así poderme dar más a las demás personas.

Siempre teniendo sorpresas porque la intencionalidad de Dios no la conocemos y es lo más difícil de evaluar. No se puede cuantificar nada, pero sí se puede estar en todo momento dando gracias por todo lo que he recibido y sigo recibiendo.

Pilar

Leave a Reply

Your email address will not be published.