Los componentes de la compasión

Los componentes de la compasión son: Empatía, escucha, atención, presencia y humor.

Etimología

La compasión (del latín cumpassio, calco semántico o traducción del vocablo griego συμπάθεια (sympathia), palabra compuesta de συν πάσχω + = συμπάσχω, literalmente «sufrir juntos», «tratar con emociones …», simpatía) es un sentimiento humano que se manifiesta a partir y comprendiendo el sufrimiento de otro ser. Más intensa que la empatía, la compasión es la percepción y comprensión del sufrimiento del otro, y el deseo de aliviar, reducir o eliminar por completo tal sufrimiento.

Entonces creo que los componentes mencionados nos van formando para cultivar la virtud de la compasión. Al querer aliviar, reducir o eliminar el sufrimiento del otro, nada mejor que el humor y la alegría – un darle un toque ligero a las cosas, por muy dramáticas que sean, pues ayudan al otro a dirigir su atención a la creación, a la belleza, a la verdad y así poder salir del sufrimiento.

Cuando el sufrimiento es mucho, se llega a tocar el fondo y después de ahí, la única salida es la que nos eleva, la que nos permite trascender las tristezas, las pérdidas, las decepciones, lo que nos duele.

Dios es el gran catalizador del sufrimiento y es quien nos dirige compasivamente a la luz – siendo Él la luz misma que nos habita.

Lucía Gayón

¿Te gusta el escrito de Lucía? Compártelo con tus amigos – dale click a los iconos de abajo.