Más allá de nuestros conceptos de Dios

La gente que más frecuentemente mal interpreta la meditación, son religiosos, o aquellos que se consideran devotos practicantes cristianos. Una y otra vez cuando he hablado con estos grupos de gente, casi siempre se escandalizan ante la idea de repetir un mantra. Dicen: “Esto es como tratar de ponerle a Dios una camisa de fuerza. Esto podría asfixiar mi espontaneidad”. La razón principal de esta mala interpretación es que mucha gente falla en comprender cuál es el primer principio de la oración cristiana. Lo más importante que tenemos que recordar es que solamente hay una oración y es la oración de Jesús. Esta es LA oración. La oración de Jesús es la corriente de Amor y poder que fluye entre Jesús, el Padre y el Espíritu.

Esta es la primera cosa que tenemos que tratar de comprender sobre la oración cristiana y que seguramente no comprendemos. Esta es la cosa extraordinaria del cristianismo – que, aunque no lo podamos comprender, podemos experimentar la corriente de Amor que fluye entre Jesús y el Padre. Podemos experimentarlo a través de la conciencia humana de Jesús. Este es su gran regalo para nosotros. De hecho, esto es nuestra redención. Esto es nuestra salvación porque es en su conciencia humana que somos sacados de nuestro egoísmo y aislamiento, sacados de esto hacia el misterio de Dios mientras viajamos en la corriente del Amor.

La gran cosa sobre la revelación cristiana a la cuál debemos de entrar, y entrar abriendo nuestro corazón, es que Jesús mismo no nos pide que nos quedemos en Él, sino que a través de Él vayamos al Padre. Esto es esencialmente el misterio cristiano: Trascendernos a nosotros mismos en Jesús y en Jesús, trascender a Jesús en el Padre.

John Main
Del libro: The hunger for depth and meaning
Edited by Peter Ng
Medio Media, 2007 – www.mediomedia.org
Traducido por Lucía Gayón
Para la difusión gratuita de la Meditación Cristiana

PREGUNTA DE LA SEMANA

¿Cuál es tu experiencia sobre los conceptos de Dios que tenías antes de meditar y los que tienes ahora?

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las reflexiones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Manda tu reflexión a permanecerensuamor@gmail.com e indica el nombre de la ciudad y del país donde te encuentras.