Más allá de todo está la Realidad

Desde el simple y superficial criterio humano, que tiene mucho de ego y de premisas equivocadas, la muerte es un motivo de temor. Ese estado a veces me invade cuando me distraigo de mi centro silencioso. Pero más allá de todo está la Realidad, que implica solo Amor, en la que Dios nos ha creado y eso no tiene tiempo final.

Perseverando en el camino de la meditación, vamos descubriendo la magnificencia de la Vida Plena que se descorre de a ratos en esos silencios, y a la vez se hacen presentes las palabras de Jesús: Si el grano de trigo no muere…”

La vida nos propone muchas pequeñas muertes antes del gran paso: Por deseos que no se cumplen; Por propias opiniones que pueden a veces no ser comprendidas o tenidas en cuenta; Por cambios en el mundo, en sus valores, que nos generan inseguridad; Por los aportes que creemos poder entregar pero que los demás no atienden ni valoran; Y tantas otras “pérdidas” que representan muertes superficiales. La clave es dejar ir, y con la meditación eso se facilita porque al meditar dejamos ir todo lo que pensamos y creemos.

Las palabras de John Main en la conferencia son de mucha sabiduría. Y a mi particularmente me aportan mucho. Lo mismo digo de los escritos de los meditadores. La muerte física es un paso, una de las eventualidades de la vida, hacia lo eterno que ya Es en nosotros.

Dediquemos los tiempos para meditar, con determinación y con entrega total, aunque nos pueda parecer por momentos que estamos perdiendo el tiempo o que no pasa nada. “El que pierda su vida por mi la encontrará”, dijo Jesús.

Blanca Valloni

Ponemos a tu servicio un medidor del tiempo para tu meditación. Por favor pulsa aqui.

Leave a Reply

Your email address will not be published.