trigos

La meditación es un camino arduo. A veces parece que uno no avanza. No hay que preocuparse al respecto. Si alguien me dijera que ha perdido la fe, le insistiría en que comience a meditar, si no lo ha hecho nunca(previa explicación de la práctica y recomendación de lecturas). Si se tratase de algún practicante de la oración contemplativa, le aconsejaría que continúe llevándola a cabo, sin tener en cuenta los resultados. En ambos casos, insistiría en que siempre estamos en los brazos de Dios, aunque no nos demos cuenta.

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.