¿Meditamos un poquito?

Permíteme ser muy práctico. En la meditación buscamos entrar a una mayor profunda simpleza. El camino es el camino del des-aprender. El camino es el camino de des-poseer. El camino es el camino de la simpleza. Desaprendemos y desposeemos dejando a un lado nuestra propias palabras y pensamientos y manteniéndonos solamente con el mantra. Es esto lo que nos lleva a nuestras profundidades.

Lo que cada uno de nosotros debemos entender es esto. No puedes meditar un poquito. Si quieres meditar, debes entonces colocar la meditación en el centro de tu vida. Debes asegurarte que toda tu vida esté en armonía con la armonía que encuentras en tu propio espíritu. No puedes vivir, por así decirlo, como si fuera una doble vida – debes ser una persona íntegramente armoniosa en el camino hacia la profundidad, hacia la iluminación y hacia tu profunda vitalización. Debes ser una persona simple. Debes ser una persona que vive la unidad en tu propia vida.

Quiero terminar leyéndote la primera carta de San Pedro. Esto es algo que todos debemos de escuchar con atención. El problema de la gente de hoy en día en querer aprender a meditar es tener el suficiente entendimiento de nuestro potencial así como la suficiente fe de que realmente podemos vivir a partir de las profundidades de nuestro ser y no de lo superfluo de cada día. Estas palabras de San Pedro son un llamado para reconocer quién somos, reconocer nuestra propia dignidad, reconocer la maravilla de nuestro ser y reconocer, sobre todo, nuestra propia capacidad de amar.

“Deseen con ansias la leche pura de la palabra,[a] como niños recién nacidos. Así, por medio de ella, crecerán en su salvación, ahora que han probado lo bueno que es el Señor. La piedra viva y su pueblo escogido. Cristo es la piedra viva, rechazada por los seres humanos, pero escogida y preciosa ante Dios. Al acercarse a él, también ustedes son como piedras vivas, con las cuales ´… se está edificando una casa espiritual. De este modo llegan a ser un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por medio de Jesucristo. Así dice la Escritura:

«Miren que pongo en Sión una piedra principal escogida y preciosa, y el que confíe en ella no será jamás defraudado». Para ustedes los creyentes, esta piedra es preciosa; pero para los incrédulos, «la piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular y también: «una piedra de tropiezo y una roca que hace caer» Tropiezan al desobedecer la palabra, para lo cual estaban destinados» (1 Pedro 2: 4- 5, 9)

John Main
Del libro: The hunger for depth and meaning
Edited by Peter Ng
Medio Media, 2007 – www.mediomedia.org
Traducido por Lucía Gayón
Para la difusión gratuita de la Meditación Cristiana

PREGUNTA DE LA SEMANA

¿Cómo le explicas a un amigo la importancia de meditar 2 veces diario, por qué?

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las reflexiones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Manda tu reflexión a permanecerensuamor@gmail.com e indica el nombre de la ciudad y del país donde te encuentras.