Meditemos juntos en este día tan especial

¡Celebremos queridos hermanos que Dios se nos ha revelado en el precioso nacimiento de Jesús, la luz del mundo! Hoy estamos a la espera para conmemorar la Natividad del Espíritu de Dios encarnado, Jesús nace en nuestros corazones cada vez que confiados nos entregamos en silencio a su amorosa presencia y sabemos que a través de él somos en Dios y con Dios.

“Sólo imaginen por un momento un salón vasto, oscuro y vacío. Cada vez que dicen su mantra es como encender una débil velita. Pienso que frecuentemente nos parece que justo cuando prendemos una, la anterior se apaga. Pero muy gradualmente la aurora llega y uno comienza a darse cuenta de que todo el salón está irradiando luz. La maravilla de la meditación es que esta revelación de que la luz ha conquistado las tinieblas y de que Jesús es la luz, se torna universal en tu experiencia sencilla. Todo y todos están ahora bañados, iluminados por la luz”.
[…]
“La luz es nada menos que la conciencia misma de Jesús. No creo que sea incorrecto decir que cuando lo estamos buscando a él estamos siempre buscando equivocadamente porque muchas veces como cristianos estamos buscando un objeto de conocimiento fuera de nosotros mismos, pero la verdad es que ya hemos encontrado a Cristo. Lo hemos encontrado cuando nos damos cuenta -es decir, cuando sabemos plenamente- que lo que él ha logrado para nosotros es que vemos con su visión. Vemos con su conciencia. Comprendemos con su comprensión porque la invitación que nos hace es para que estemos unidos a él, seamos uno con él. No es verdad decir que él está simplemente dentro de nosotros o sólo fuera de nosotros. Él está tanto dentro como fuera de nosotros, y la iluminación de Cristo nos ilumina a nosotros e ilumina a toda la creación. El reto para nosotros, y el gran reto para nuestras creencias, es que tan elusivo misterio no está más allá del alcance de nuestra experiencia. No es demasiado difícil para nosotros, pero podemos conocerlo íntima y poderosamente solo cuando nos olvidamos de nosotros mismos. Lo que tenemos que aprender en nuestra meditación es que la pérdida de la conciencia de sí nos permite hacernos plenamente conscientes tanto con él como en él, con su propio autoconocimiento”.

Meditemos juntos en este día tan especial ¡Maranatha! 😃🙏🌼 ¡Gracias Dios por todas tus bendiciones!

 

*Fuente: “El camino de la meditación”, John Main. p. 146 y 147.

Imagen: Le chant des anges.
Autor: William-Adolphe Bouguerea. Francia, 1881
Museo: J. Paul Getty Museum, Los Ángeles (Estados Unidos)
Técnica: Óleo (213.4 x 152.4 cm.)

 

Marcela Ferra Rosales
Ciudad de México