Medito porque es la manera de...

¿Por qué medito?:

Medito porque es la manera de entrar a mi habitación interior y de cerrar la puerta para orar a mi Padre, medito porque por gracia divina soy un Buscador del Misterio Supremo, medito porque como ser humano, soy consciente de ser sintiente y siento esa fuerza sobrenatural que me llama, medito porque tengo la certeza intuitiva de que ese es mi camino para llegar a la verdad plena que da sentido a mi existir, medito porque siento la convicción de que esa fuerza proviene de la Fuente que esta allá donde terminan las palabras y los sonidos, que subyace a las imágenes y a los pensamientos, medito para fusionarme con esa única Realidad que es el Amor y esa es la luz que me permite ver donde no se puede ver y me permite saber que no estoy solo sino que estoy acompañado.

Meditar no lo es todo, es solo el inicio pues con humildad se debe aceptar lo dicho por Thomas Mertón: «Lo realmente importante es volver sin más a Él diariamente y a menudo, prefiriendo su voluntad y su misterio a todo lo que es tangiblemente mío», se debe tener presente que no basta con encontrar el tesoro escondido, sino que también debemos vender con alegría todo lo que se tiene para comprar el campo aquel.

Carlos Enrique Jiménez
Barquismeto, Venezuela

¿Te gusta el escrito de Carlos Enrique? Compártelo con tus amigos e invítalos a iniciar el camino de la meditación cristiana – dale click a los iconos de abajo de las redes sociales.