El nacimiento de Cristo en nosotros

A medida que cada año nos preparamos para la fiesta de la Navidad, se nos presenta la valiosa oportunidad de reflexionar acerca del maravilloso contexto en el que la visión cristiana nos permite ver la vida. La encarnación, el nacimiento de Jesús, la Revelación de Dios. Él muestra su poder, su sabiduría, su Amor, en el hombre Jesús. La encarnación es como un derramarse de Dios so re la Tierra y, tal como Jesús lo prueba, Dios no se queda con nada. La generosidad de Dios se encarna en la generosidad de Cristo. En su vida vemos cómo se entregó a las multitudes, cómo compadeció a los enfermos, a los que sufrían. Sabemos que su desprendimiento llegó al punto máximo cuando murió en una cruz.

Meditar es nuestro camino
hacia tal generosidad.

Para cualquiera de nosotros es difícil ser generoso. Nos resulta difícil no ser egoístas. Sin embargo, no es posible encontrar ningún beneficio real en la avaricia y el egoísmo, y conocemos el dolor que nos produjo encontrar tales cosas en nosotros mismos. Pero la encarnación – Dios que se transforma en Hombre – nos da ánimos para crecer en generosidad. También nos sentimos cómodos porque sabemos que Jesús, que era humano como nosotros, comprende nuestro temor, el acercamiento reservado y temeroso que hacemos al llegar el momento del compromiso total. Él comprende nuestro deseo de auto-protección, y nosotros, temerosamente descubrimos lo absoluto que está involucrado en nuestra respuesta a Cristo.

Por esto la meditación es tan importante,
porque es en sí misma compromiso absoluto.

Es comprometerse a abrirse a Cristo totalmente, sin reservas, quitando la atención de nosotros y poniéndola en Él. Y el modo de hacer esto debe ser simple si hemos de evitar nuestras resistencias a entregar todo. No hay camino más simple que el mantra.

Es el camino del compromiso absoluto. O lo recitas o no lo recitas. Puedes seguir tus propios pensamientos, puedes hacer tus planes, puedes analizarte internamente cuando meditas. Pero si lo haces, muy pronto la experiencia te enseñará que permaneces encerrado en el sistema de auto-conciencia. Mientras que si recitas el mantra y continúas haciéndolo, dejas que tus pensamientos, miedos, tristezas y planes te abandonen. Este abandono nos lleva a la libertad de la infinitud de Dios.

No existe una liberación parcial.
No se nos redime parcialmente
por medio de una encarnación parcial
O pegas el salto, o te quedas donde estás.

John Main
Del libro: Maranatha, Camino de la Meditación
Editorial Lumen, Argentina
Título original: The Heart of Creation
Darton, Longman & Todd Ltd.

PREGUNTA DE LA SEMANA

¿Qué significa para ti el Adviento y cómo lo experimentas?

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las reflexiones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Fagavor de enviar tu reflexión a permanecerensuamor@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.