"Nada suceda", paradoja

El que “nada suceda” no deja de ser una paradoja ya que, al mismo tiempo, es una confirmación de que algo está sucediendo pues, yendo por el sendero correcto, estaremos superando el árido período de inicio, trabajando en el corazón de nuestra fe y transitando hacia el Amor. Entonces, como dice John Main, habremos comenzado.

Adolfo Blanco

Ponemos a tu servicio un medidor del tiempo para tu meditación. Por favor pulsa aqui.

Leave a Reply

Your email address will not be published.