¿Por qué no creemos que somos luz?
¿Por qué no creemos que somos luz?

Nos es difícil entender que somos luz porque no nos convence. Nos cuesta trabajo entender que ya estamos en la gloria, en la eternidad, porque nos vemos siempre como espectadores de lo divino. Nos cuesta trabajo aceptar que somos total e incondicionalmente amados, preferimos ser castigados y culpados. Algo que también nos impide reconocer que somos luz es una especie de humildad o miedo al orgullo de creer que somos luz.

Puedo entender esta dificultad por las limitaciones que heredamos o que construimos y muchas veces no tenemos idea de que podemos romperlas y si comenzamos, vemos esto con un trabajo muy complicado – de nuevo, se puede entender que es complicado porque estamos en la plataforma de las limitaciones.

Si hacemos la analogía del día y de la noche, siempre hay luz – la luz del sol, de la luna, de las estrellas, incluso de la electricidad, de una vela o una linterna o un simple cerillo o la luz del celular, que podemos prender o apagar.

Separarnos de la luz externa se nos hace más fácil que sabernos integrados y más importante, saber que somos luz.  ¿Qué pasaría sí sí lo creyéramos?

El proceso de vivir la experiencia de la meditación cristiana nos permite ir aprendiendo a apagar el desenfrenado y desordenado movimiento de los pensamientos y emociones y así podemos poco a poco reposar en la Realidad Divina. Al hacerlo, empezamos a descorrer el velo de la obscuridad relativa e impuesta para descubrir así la luz de nuestro origen y destino, la luz de nuestro interior, la luz que nos ilumina y que nos permite aceptar que somos luz.

Estoy segura de que al leer los escritos de Father John y de los meditadores que se han publicado, podemos tener y sentir  una especie de chispita de alegría de saber que somos luz. Dejemos que la chispa encienda nuestra conciencia y que nos de la claridad que ya estamos iluminados e iluminando.

Lucía Gayón

¿Te gusta el escrito de Lucía? Compártelo con tus amigos e invítalos a iniciar el camino de la meditación cristiana – dale click a los iconos de abajo