compartir2

Estoy de acuerdo con este artículo. Pero creo que la jerarquía de la Iglesia tiene una gran responsabilidad en nuestra errada forma de orar. Ellos nos han enseñado que orar es pedir la ayuda de Dios. Dios no necesita de nuestras solicitudes. Lo que necesita es lo que muy bien se explica aquí: que abramos nuestro corazón para dejar que Él moldee nuestra persona a su imagen y semejanza.

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.