florcolorida

Para ser totalmente sincera, toda mi vida me sentì desde niña muy sola y abandonada por mis padres, esa niña llegò a ser una joven adulta temerosa y necesitada de amor, con mucho miedo de estar sola, aferrada a lo que podìa con las manos cerradas, el corazòn vacìo……..

Cuando Jesùs llegò a mi vida todo cambiò, todo se transformò en mi, y en mi experiencia de meditar no siento nada de soledad, al contrario, percibo una Presencia que me envuelve, me llena con Su Amor, me siento màs acompañada, aun que parezca una paradoja, cuando estoy sola, que cuando estoy con gente.

Medito siempre, todo el dìa se repite la Palabra dentro de mi, como si no la repitiera yo, es dificil de explicar, la Palabra està resonando muy profundo en mi ser, y yo hablo con mi familia, amigos, vecinos, pero en el centro sigue la Palabra repitiendo sola, ya no necesito decirla ni con mis labios, ni con mi mente, hay momentos, cuando estoy sola meditando, donde la Palabra ya no se escucha, solo existe un Silencio total, profundo, intenso, casi no necesito respirar, al estar tan quieto mi cuerpo, los latidos del corazòn son lentos, armoniosos, parece como si ya no tuviera cuerpo, como estar unida a todo lo que me rodea, como si el cuerpo solo era una pared, que me impedìa salir y expandirme por toda la habitaciòn, por toda la casa, el vecindario, la ciudad, el mundo. Nunca pensè experimentar esto, tampoco lo busquè.

Es la primera vez que lo escribo, tal vez no debiera decirlo, pero si sirve de ayuda a otros hermanos que meditan, solo puedo decirles, que no hay soledad en la meditaciòn, al contrario estamos màs unidos a Dios que nunca y con Dios unidos a todos los seres humanos y a toda la Creaciòn. La soledad no existe en la meditaciòn, por que estoy en mi Ser verdadero, y mi Ser està en Dios. Y antes no era consciente de esto. ………..como lo explica San Pablo….”En Dios somos, vivimos y existimos” ……..en la meditaciòn morimos de a poco a nosotros mismos, es un proceso largo y muchas veces penoso, ya llevo diez años en esto.

……Hermanos mìos, la Eternidad es Aquì y Ahora, la muerte no existe, es solo un paso, a otra forma de vida. No se desanimen, sigan meditando sin esperar nada, con las puertas del corazòn abiertas de par en par, entonces descubriràn la Fuente de Agua Viva, y comprenderàn muchas Palabras de Jesùs, que antes les parecìan incomprensibles. ………………..Dios los bendiga a todos!!

Susy de Santa Fe

Leave a Reply

Your email address will not be published.