No te canses de volver...

No te canses de volver y volver a la palabra sagrada, repítela y piensa que a pesar de tus distracciones, Dios está ahí, te espera y te ama. Confía en El. Amale y entrará en tu casa.

Ana María Lizarrondo
Bogotá

¿Te gusta el escrito de Ana María? Compártelo con tus amigos e invítalos a iniciar el camino de la meditación cristiana – dale click a los iconos de abajo de las redes sociales.