meditación-cristiana-71

La frase que mas me impacto fue: Nuestro destino es divinizarnos haciéndonos uno con el espíritu Santo.

Es un llamado transcendente aunque siento que difícil de concretar. Sé que nada es fácil y persevero diariamente para lograr ir mejorando, parece sencillo pero el camino es complicado.

María Eloísa Aráoz

Leave a Reply

Your email address will not be published.