Nuestro mantra es como un sacramento

La palabra que decimos, nuestro mantra, es como un sacramento, el símbolo externo de nuestra fe en su presencia.

Me impactó esta frase porque no asociaba al mantra como sacramento, y creo que es el real sacramento que transforma, inspira, guía y va construyendo fe en uno mismo. El mantra me da calma y me saca tranquilidad, me lleva a lo profundo del espíritu divino que habita en mí, en donde me descubro a mi mismo siendo espíritu divino.

Me dispongo a repetir mi mantra desde Lambaré Paraguay.

Ricardo Centurión

¿Te gusta el escrito de Ricardo? Compártelo con tus amigos e invítalos a iniciar el camino de la meditación cristiana – dale click a los iconos de abajo de las redes sociales.