ninosbrincando

“No puedo meditar porque me distraigo mucho, no me concentro, no estoy hecho para la meditación”.

Amado Amig@: es tu “ego sufridor” al que dejas hablar.

Intèntalo: nada pierdes…vuelve a empezar de nuevo: una sòla vez cada dìa al amanecer… si quieres, haces otro intento al anocher… Junta las yemas de tus dedos, como haciendo una casita: no te des ninguna importancia: permanece en el Amor: El Amor no es el tuyo: es el Suyo.

Respira… no digas nada…Respira… luego diràs las sìlabas: ahora Respira junto a mì: Esuchemos: yo te escucho: escùchame tù a mì: ambos subiremos un poquito el volùmen de nuestra inhalaciòn: inhalar es RA… comencemos por ahì: no le des “lògica” a nada: dèjate Guiar: yo te sigo, y tù me sigues: a la par.

Suelta… ¿a dònde vas que màs valgas?

Dale… asì por media hora: tu horario biològico lo detectarà y te avisarà cuado sea el final. Sorprèndete: el horario serà exacto!

Puedes Confiar plenamente… es un rato “sin importancia”: ni para ti ni para nadie: no somos tan grandotes como quisièramos: Sòlo Respira… el dìa que lo dejes de hacer, estaràs aùn mejor!… por ahora, te das cuenta de que Respiras y eso es todo lo que importa por ahora.

(Tratarè de ir dando alguna respuetuca a los demàs motivos para dejar de Respirar=Meditar). Gracias mil!

Luisamaría Casanueva

Leave a Reply

Your email address will not be published.