sol

Tu amigo empezó a meditar con mucho entusiasmo, pero de pronto ese entusiasmo baja y te dice que hay varias razones. Escoge una de estas 5 razones y responde qué es lo que le dirías a tu amigo:

1. “No puedo meditar porque me distraigo mucho, no me concentro, no estoy hecho para la meditación”.

2. “Estoy muy ocupado y no logro integrar la meditación en mi vida”.

3. “En casa no es posible meditar pues convivo con muchas personas, hay ruido, interrupciones y no me dejan”.

4. “Por más que trato, no puedo poner la mente “en blanco”.

5. “El cura de la mi parroquia dice que la meditación es algo peligroso y que mejor no medite”.

Respuesta de Carlos Svatetz
Respecto a 1, 2, 3 y 4. Son situaciones vivenciales y creo haberlas experimentadas a todas y en distintas oportunidades y la respuesta mía es que son difíciles pero superables y todo consiste en encontrar el momento oportuno y no desechar nunca la voluntad de hacerlo oportunamente. No obstante siempre la voluntad y la concentración son fundamentales y sin ellas nunca lo lograremos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.