En primer lugar quiero agradecer a Lucía por el enorme aprendizaje que me entrega semana a semana abriendo los sentidos, agudizándolos para darme cuenta de lo qué pasa a mi alrededor y no quedarme mirando el ombligo. El amor es para mí ocuparme por los demás especialmente los que tengo más cercanos, ayudar si me lo piden, escuchar, mirar la vida del otro, empatizar con su pena, alegría y forma de vida. Sin juzgar. Es una tarea diaria que a veces se olvida, que duele, que cuesta pero cuando se consigue hay paz en el alma.

Ivonne Grimal

Leave a Reply

Your email address will not be published.