laberinto_catedralchartres

Me convocan las palabras del P. Main porque hablan en este caso de la experiencia y el Amor de Jesús es para mí una experiencia…cómo explicarle a un niño qué significa mojado, si nunca tocó el agua? Solo, a través de la experiencia. Así fue como conocí el Perfecto Amor que abrió en mí, un manantial ristalino de sanación. Cuál es para mí la Buena Nueva?…qué siempre Dios te ofrece una restauración, al espíritu y a la conciencia…a partir de entonces vivo una Iglesia activa y de entrega porque no puedo hacer otra cosa…ese es el llamado…algo que no esperaba en mi vida y que solo trae abundancia y más abundancia…lo percibo a cada instante, aún en los momentos más difíciles…está allí. Trato de proclamarlo con el mayor respeto posible y el gran desafío no es gritarlo dentro de la Iglesia, de la que soy parte desde el centro, desde una espiritualidad que se sostiene fuertemente, sino fuera de ella, porque Jesús dijo, “Vayan y anuncien”…solo por medio de acciones, con una vida vivida a través de Cristo se puede transmitir la noticia, se derrama, porque no la podes callar…en ella me hago ofrenda.

Creo que este es el gran tema…una cosa es vivir a Cristo solo desde lo dogmático y la otra es abrir el cuenco en tu corazón y dejarte habitar, desde allí, todo se entiende mejor…podés sostener el dogma desde el amor y ya no resulta vacío…pero vuelvo a insistir en la experiencia…cada uno tiene la propia, Dios va obrando continuamente…hay que dejarlo.

Ofrenda

Mis palabras
vienen como gotas,
tenues gotas que resbalan el aire,
gotas que flotan el mar
como el mar las habita.

Llegan,
y adentro
liban esa parte de mi cuerpo
que no es cuerpo,
esa parte de mí
que traigo como entrega.

Patricia Di Marzio

Leave a Reply

Your email address will not be published.