La meditación es considerada como la oración de la fe

La meditación es considerada como la oración de la fe. En ella buscamos renunciar a nosotros mismos y abrirnos a la poderosa presencia personal de Cristo en nuestro corazón. La palabra que decimos, nuestro mantra, es como un sacramento, el símbolo externo de nuestra fe en su presencia.”

La meditación se trata de fe, y fe es confianza radical. La repetición del mantra no es una técnica, las técnicas producen resultados. La repetición del mantra es un camino, un paisaje cambiante. Así el mantra es como el arrullo suave del agua que permite centrarnos en el ritmo de todas las cosas, en la música de la creación, en la siempre amorosa presencia de Dios.

Habrá a quien le parezca un ejercicio mecánico, una actitud cómoda o hasta inútil, una verdadera pérdida de tiempo en que no se ven resultados. Pues, ¡qué bueno!, porque la fe auténtica no anda en busca de resultados, sino de la comunión en la plenitud del amor.
“Vivimos por fe, no por vista.” 2 Corintios 5.7

Andrés Omar Ayala
Filadelfia – Paraguay

Ponemos a tu servicio un medidor del tiempo para tu meditación. Por favor pulsa aqui.