Gracias Señor porque a estas alturas de mi vida puedo pensar, escribir, sentir, ver, llorar, reír, respirar, caminar aunque a veces me caigo. Gracias por la vida, por la soledad que me ha acercado a ti, por los nuevos caminos, porque siempre son novedosos y expectantes. No se cuánto tiempo más estaré en esta tierra pero día a día me preparas para llegar al final. Por ese tiempo que queda con el poder de tu Resurrección Amén.

Ivonne Grimal

Leave a Reply

Your email address will not be published.