meditación-cristiana-85

Realmente es Dios quien sale a nuestro encuentro, Él es quien tiene la iniciativa; sin embargo, el “no tengo tiempo”, creo que “eso no es para mí”, creo que “aún no es mi tiempo”, los tenemos como pretexto para no intentar esa relación con Dios. Cuando aceptamos dar los primeros pasos, a veces nos encontramos con dificultades, que a muchos no les interesa perder su confort y declinan, pero cuando abre uno el “corazón” encuentra el “REgalo”, mejor que sacarse la “Lotería”. Ciertamente hay muchos métodos o tipos de oración, pero los que saben te indican: MEDITA y luego haz el o los otros tipos de oración. En mi experiencia personal cuando tengo que tomar una decisión importante lo consulto y no es tardo para contestarme, la mayoría de las veces me da la indicación por medio de la Sagrada Escritura, ahí me hace saber lo que conviene y cuando lo pongo en práctica me brinda el gozo de experimentar que aquella indicación era la adecuada para la situación en curso.

Jesús Rosales

Leave a Reply

Your email address will not be published.